25 de abril de 2008

INCLINACIONES

Si su cactus se inclina 30 o más grados sobre el plano horizontal no lo achaque a una malformación biológica, a que el tiesto que lo contiene es demasiado pequeño o a la búsqueda de la claridad de la ventana. Tal vez el cactus esté señalando el desierto, la estepa, un jardín botánico, acaso la última terraza, todos esos territorios donde habitaban los cactus antes de que los condenáramos a crecer al calor de los ordenadores.

5 comentarios:

TWO dijo...

Dígase también del canario enjaulado que, para reconcomio de sus dueños, jamás aprendió a cantar.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Lo tendré en cuenta. Tengo uno que se está inclinando
Saludos

Arilena dijo...

Yo se lo diré a mis profes de botánica. Quizás alguno y todo estudie la inclinación de los cáctus. Hasta que descubran la verdad.

carlos maiques dijo...

Hace más de seis años, un cactus que me habían regalado se "pinchó". Lo encontré al regresar del trabajo, abierto, con la maceta desbordando pulpa verde. Y sí, eso lo inclinó un tanto.

El Viajero Solitario dijo...

De igual manera, si usted trabaja frente a un ordenador y sufre dolores lumbares, sobrecarga en los hombros, no lo achaque a una mala postura o a una colocación inapropiada de la pantalla: es el cuerpo que se inclina hacia el mar, un prado florido, la vetisca en una peña, todos esos lugares de donde lo arrebatamos antes de condenarlo a una silla frente a una pantalla cuarenta horas a la semana (cuanto menos).