24 de enero de 2008

DE ESCRITORES Y ESCRITURAS: BUKOWSKI

“Escribir te empuja a espacios aéreos, te convierte en un extraño, en un inadaptado. No es raro que Hemingway se volara los sesos por encima del zumo de naranja. No es raro que Hart Crane se tirase a la hélice, no es raro que Chatterton se tomara un matarratas. Los únicos que continuaban eran los que escribían best sellers, y esos no estaban escribiendo, ésos ya estaban muertos”.

Charles Bukowski

3 comentarios:

Pepe Cervera dijo...

Juan Carlos, ese es uno de los misterios de la grandeza literaria, la inadaptabilidad. Si nos fijamos en los grandes (y cada cual tendrá los suyos)ninguno de ellos parece poseer un lugar en este mundo, y es que si miramos lo que nos rodea no queda más opción que borrarse antes de volverse loco.

Marsu dijo...

Si no existiera lo a-normal, no exisitiría tampoco lo normal. Los opuestos, el ying y el yang famosos, sin un contrario no existe el otro. Sin los inadaptados, no habría adaptados, no podríamos usar ese término, sólo exisitiría el gris, no habría colores.
Necesitamos a los inadaptados para seguir estando vivos.

Sergi Bellver dijo...

Aunque Bukowski y Alberti se parecen "tanto" como la escalera de incendios de un callejón de Brooklyn y los paletazos que forjan el roquerío del Cabo de Gata, aunque uno citara al rubicundo Hemingway y otro al Neruda melancólico, coño, Juan Carlos, que cita más cojonuda y cómo me ha recordado a aquél poema de Alberti dedicado al de Isla Negra.

Están muertos, los otros.

Todo lo que no se mueve, muere.