3 de diciembre de 2008

LOS MIÉRCOLES, POLÉMICA

Extracto de una entrevista a Enrique Vila-Matas en la revista digital Letralia:

[...] E.B.: —¿En Exploradores del abismo jugó con claves más cercanas a lo cotidiano, o simplemente le tendió una trampa a los lectores para que descifraran la complejidad que encierra el día a día?
V.M.: —Simulé que me había vuelto un ser normal, como me pedían algunos cretinos. De ese libro destacaría el ensayo final, el relato con Sophie Calle y la creación del misterioso funambulista que cruza toda la obra. El lobby del cuento en España ha opuesto una clarificadora resistencia a aceptarlo como un libro de cuentos perteneciente a un clan ortodoxo. Ha sido muy significativo. He roto con los esquemas del libro de cuentos que “se ha de hacer” en España cuando escribes un libro de cuentos y quieres que te den el aprobado los del Premio Setenil. [...]

Preguntas y reflexiones en voz alta:

¿Existe un lobby del cuento?
Sí es así, ¿quiénes son los integrantes de ese clan ortodoxo?
¿Cuál es el libro de cuentos que "se ha de hacer" en España para que te den el aprobado los del Premio Setenil?
¿Creerán los autores de éxito que porque un libro lleve su firma deben los lectores y los jurados entregarse de antemano?

Quiero respuestas.

11 comentarios:

Fernando Valls dijo...

Sí, me temo que -como se dice en catalán- s´ha begut l´enteniment. Es lo que suele pasar cuando uno sólo acepta el elogio y no está acostumbrado a que se le pongan peros. Lo que me preocupa es que cada vez se parece más a Juan Goytisolo, en su vanidad infantil, alejamiento de la realidad y gusto por el intercambio de elogios y favores. En fin.

Pepe Cervera dijo...

A la primera pregunta, Juan Carlos, te diré que sí, existe un lobby del cuento.
A la segunda, no tengo más remedio que reconocer que yo mismo pertenezco al clan ortodoxo, y es más, soy el encargado de tramitar las solicitudes de admisión, y es mucho más, hace nada se resolvió denegar la presentada por el Sr. Vila Matas, ya que en su libro "Exploradores del abismo",, se ha dedicado a romper con los esquemas del libro de cuentos que “se ha de hacer” en España cuando escribes un libro de cuentos. Por lo tanto: QUE SE OLVIDE DEL SETENIL.
Llegados a este punto yo creo que lo más preocupante de todo este asunto debería ser identificar a los cretinos esos que le pidieron volverse normal (con lo majete que parecía desde lejos)

Marta María López dijo...

Respeto la labor de Vila-Matas, ha escrito cosas verdaderamente estupendas, pero creo que es un error instalarse en ese parnasillo desde el que mira los premios de dos formas: como algo bueno si se lo conceden a él o como algo sin criterio si se lo lleva otro.

Hay actitudes en la vida que te definen como escritor y como persona y la elegancia o la falta de ella es de las cosas que primero se notan. Concretamente con el premio Setenil se ha llevado a cabo una oleada de elegancia por parte de los finalistas y los blogs que habían criticado la ausencia de nombres y obras en dicha final: una vez que se supo quién había ganado, se leyó el libro y se opinó con sinceridad y sin ningún tipo de resentimiento. Eso es para mí la elegancia y la sinceridad con uno mismo. Y la generosidad, señores, la generosidad, que más allá de nuestro ombligo hay mucho mundo y muchas formas de narrar. Reconocer el valor de otro no merma el nuestro.

Realmente pienso que cada uno de nosotros tendría que llevar detrás un pepito grillo que criticara ferozmente cada texto flojo, cada actitud poco generosa, cada arranque de soberbia. No sólo para ser mejor escritor, sino sobre todo para ser una persona más "de una pieza", como diría mi abuelo.

Un saludo.

Lola Sanabria dijo...

Cada persona tiene un talento que puede o no desarrollar. No dudo del talento de determinados escritores, pero ¿por qué han de creerse superiores a otros que, por ejemplo, realizan tareas cotidianas importantes para colectivos? Me pone mala del hígado la gente prepotente, los pavos reales, los que se creen Dios y exigen que los demás, sus fieles, se inclinen ante ellos. ¡Que les den!, les dice una atea. Y los premios que se los curren.

miguel ángel zapata dijo...

-Cosa 1: existe el lobo del cuento (y siempre se come a Caperucita)
-Cosa 2: para no ganar el Setenil el camino más fácil no es devanarse los sesos creando a la madre del cordero avant-garde de todos los libros de cuentos, sino rogarle a tu editorial que no presente tu obra al certamen bajo ningún sacrosanto concepto, so pena de volver a transfigurarte en una persona normal normalísima.
-Cosa 3: los lobos se comen a los corderos (y a sus madres)

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Yo creo que Vila-Matas tiene absoluta razón. Sabida es la característica que posee a los Pontífices -namás llegan al cargo-: INFALIBILIDAD PAPAL. Esto es DOGMA, y no precisamente de Lars Von Trier, así que hay que respetar, callar y no oponer resistencia al sabio dictamen.
En paz quedamos, en paz estamos.

Sergi Bellver dijo...

Hem begut oli, Magnum! (Fernando, Goytisolo debería pasarme los 40.000 euros de ese premio que se la suda, insisto: en plan ONG —Steinbeck lo hizo en su día con un novel y quedó como Dios—).

Desde mi subjetiva, no universal y seguramente equivocada opinión (pero inamovible en todo caso para este asunto), hay tres cosas que definen a un buen escritor: talento, trabajo y humildad.

Un currante humilde sin talento será un galeote resultón, como mucho.

Un tipo con talento y a la vez humilde, pero que no trabaje, es un desperdicio, y además a menudo un imposible: los dotados perezosos no suelen ser humildes.

Y un escritor dotado y currante, aunque sea soberbio y hasta odioso en algún momento (incluso un nazi fusilable tipo Céline), no sé, la verdad, si escribe de la leche, yo, en privado, se lo perdono (al menos mientras leo).

Lo ideal, en todo caso, sería un escritor (o una escritora, que esto huele a castóreo ya) con talento, que se lo trabajara y fuera lo suficientemente humilde como para seguir aprendiendo y explorando siempre, abierto al mundo, como para no estar de vuelta de más cosas de la cuenta, y dejar de orbitar en torno a su propio ombligo.

Dicho esto:

1) NO existe un lobby del cuento. Existen levas, labias, y algún lobo dominante habrá, pero NO existe un lobby del cuento, y la prueba es lo diverso de la oferta. Si acaso existiría un lobby de la novela latinoamericana, un lobby de la crítica oficial, un lobby de la supuesta crítica alternativa que se disfraza con piel de lobo cuando tiene más de cordero que de otra cosa....

2) No desde luego muchos de los autores que estaban en la lista del Setenil, por ejemplo, ya que muchos de ellos hacen su trabajo al margen de lobbys, lobos, corderos y caperucitas varias (ahí, ahí, Miguel Ángel).

3) Yo me pregunto qué carajo ha de hacer un escritor de cuentos en España para que se lo tomen en serio ciertos editores.

4) ¿Acaso lo dudáis? No sólo lo creen, algunos incluso lo persiguen toda su vida.

Y a todo esto, debo añadir que hay otros escritores (de cuentos y otros aullidos) cojonudos que no han dicho ni mú.

Francamente, cuando yo leo un libro de cuentos, me la sudan el apellido, el premio y los preceptores: leo un libro de cuentos y punto.

En fin, ¿habéis visto cómo tenemos esta covacha del cuento? Hecha una lobera...

manuespada dijo...

Existen lobbys en todos los ámbitos empresariales, sea el del cuento, el de la alta cocina o el del automóvil. ¿Quiénes forma parte de él? Básicamente los dueños de las editoriales y los cuentistas a los que éstas editoriales deciden publicar porque venden. Vila_Matas quizá sea parte de ese lobby, pero lo que tienen los lobbys es que casi nadie conoce los nombres de sus componentes, están en la sombra. Yo creo que Vila-Matas se refiere, más que a los lobbys de cuentistas, a los militantes del cuento, a gente que publica pero que no es muy conocida salvo en el pequeño mundo del cuento, autores que se conocen entre sí, ya sea por coincidir en premios, por Internet o cualquier otro medio, pero eso, eso sí que no es un lobby. Un lobby, por definición, tiene poder, y los cuentistas, poder, muy poco.

Anónimo dijo...

Leeré el libro de Vila-Matas para saber qué libro de relatos no "se ha de hacer" en España. ???????
Marcelo

Fernando Valls dijo...

Me temo, Sergi, que si JG te pasara los euros, a los que tanto asco le hace, tendrías que estar bailándole el agua el restro de tus días, lo que me parece que no te saldría a cuenta.
¿Si hubiera realmente lobbys habría ganado el premio Esquivias? ¿No lo hubiera ganado, más bien, Vila-Matas o Monzó?

Anónimo dijo...

Desgraciadamente existen mafias del cuento y mucha gente que mira por encima a los demás.
El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.
J.A.Sarabia