7 de julio de 2008

IGNACIO JÁUREGUI, SOBRE "NORTEAMÉRICA PROFUNDA" EN EL HOMBRE DEL BÓSFORO

Es amigo, paisano y compañero de antología en Parábola de los talentos (por cierto, Jáuregui, tus cuentos le gustaron mucho a Hipólito G. Navarro), pero me consta que no va por ahí abrazando a la farolas, así que, después de un mensaje al móvil y algunos correos y comentarios blogueros entusiastas, estoy convencido de que Norteamérica profunda le ha gustado de veras, lo cual unido a las opiniones positivas de otros lectores y cuentistas agudos (caso de Ignacio Ferrando, uno de los escritores más tiquismiquis que conozco) hace que no quepa literalmente en mí: que mi pellejo se esté quedando varias tallas pequeño para contener tanta alegría visceral. Pues eso, que si os apetece, preferiblemente con una cervecita fría a mano, podéis pulsad sobre el título para leer la entrada.

5 comentarios:

Marian dijo...

Me conformo con un caramelo, ya que no tengo cervecita fría a mano. Me apetece mucho leer los cuentos de Norteamérica…, acabo de hacer el pedido a Tres rosas amarillas y espero que así me llegue antes que el de Oficios, que lo pedí a Castalia hace tres semanas y esta es la hora en que aún no lo tengo: no puedo opinar de ninguno, pero estoy segura de que valen la pena.

Sergi Bellver dijo...

Como soy yo quien opina del menda, puedo: si Ignacio Ferrando es tiquismiquis, yo soy, leyendo, digo, un verdadero hijo de perra. Es decir, no suele gustarme casi nada a primera vista. Pero he de insistir en lo que ya he dicho en la página de Capótegui: un buen viaje la lectura de Norteamérica profunda. Ahora me alegra mucho no haber publicado aún la reseña de Oficios, porque así podre jugar y trenzar una y otra.

Sabes (¿lo sabes, no?), que no te digo esto por amistad, por amistad hago otras cosas, pero no esto. Ese libro es bueno, vale, no es perfecto, puedo ponerme hijo de perra y sacarle algún "pero", siempre se puede (sobre todo si uno es tan cabroncete leyendo), pero es un Buen Libro de Cuentos de un Cuentista de raza (de raza Delaware), que en estos días de mutaciones y cambalaches varios, no es moco de pavo. Es curioso, pensé algo parecido a lo de Ignacio (Jáuregui): me apena un poco que un libro brillante se quede en una edición tan modesta. Menos mal que gracias a Tres rosas amarillas lo podrá comprar cualquier persona por Internet.

Abrazos.

Ignacio Jáuregui dijo...

Te repito lo ya comentado en mi blog: gracias a esta entrada tuya, he tenido 184 visitas entre ayer y hoy, lo cual es inédito en "El hombre del Bósforo", que a veces más bien debería llamarse El Tonto del Páramo. Mil gracias.
Ah, y yo también soy un auténtico hijo de puta como lector. Ni abrazo farolas, ni pago Fantas :-) ni regalo nada. Quede claro.

Juan Carlos Márquez dijo...

Marian: Espero que "Norteamérica" te llegue con mayor rapidez, y que te agrade, claro.

Sergi: Gracias por tu sinceridad. Por ahora tu cabellera está a salvo.

Ignacio: Sí, para ser julio, 184 visitas son muchas, pero el mérito es tuyo por completo, de la reseña.

IHB dijo...

Felicidades por Norteamérica, intentaré hacerme pronto con un ejemplar, gracias a Sergi tengo en mis manos Parábola, que confirma el talento, en especial el tuyo. Abrazos.