27 de marzo de 2007

Número cinco de "Narrativas"

Ensayos
Verse a través del Otro en la Lima decimonónica, por Martín Palma Melena
"El Túnel”, ejercicio deconstructivo, por Julio Salinas Lombard
La poesía luminosa y feroz de Sol Acín, por Mercè Ibarz
Vigilancia y Fuga en “Mano de obra” de Diamela Eltit, por Mónica Barrientos

Relatos
Después de tantos años, por José Ovejero
Cuando yo era sordo, por Leopoldo de Trazegnies Granda
Roma, laberinto de espejos, por Carlos Montuenga
La última cobardía, por Jorge Carrasco
Sin remitente, por Gabriela Urrutibehety
El acompañante, por Andrés Fabián Valdés
Un ataque de lentitud, por Juan Carlos Chirinos
La viuda negra, por Rosa Silverio
Las pestañas de Guimard, por Juan Carlos Márquez
El olor de la ceguera, por Graciela Barrera
Descubriendo sueños, por Mónica Gutiérrez Sancho
Mientras siga escuchando la misma estación, por Iván Humanes Bespín
La lámpara de plata, por José Manuel García Marín
El remolino, por Miguel P. Soler
Azogue, por Luis Pita
La frontera es un buen lugar para vivir, por Agustín Cadena
La Caperucita y el abuelo feroz, por Pablo Lores Kanto
Una vieja historia, por Luisa Miñana
Las cien pesetas, por Fernando Sarriá
El juego de las estatuas, por Antonia Romero
La sonrisa de los hipócritas, por Eduardo Martínez Carnicer
Huidobro literal, por Jorge Etcheverry
Como un hombre que sobrevuela el mar, por Pepe Cervera
Pinche Lupita (o de cómo se me escapó), por Paul Medrano
La orilla, por Moisés Sandoval

Reseñas
“La vida nueva” de Orhan Pamuk, por Blanca Vázquez
“Un sueño comentado” de Rubi Guerra, por Agustín Cadena
“Historia de la belleza” de Umberto Eco, por Antón Castro
“Guía de Hoteles inventados” de Óscar Sipán y Óscar Sanmartín, por Sabas Martín

Miradas
Irène Némirovsky y el abandono, por María Aixa Sanz
"La Historia de Joel" de Henning Mankell, por Sfer

Tiras Insulsas
Emilio Jio - DaniFrame

Novedades editoriales

Noticias

12 comentarios:

Paréntesis dijo...

Me ha encantado tu relato.
¿Cómo es que lo "entierras" en una revista en vez de darle vidilla por los concursos?

Saludos.

Juan Carlos Márquez dijo...

Pues no lo sé, Paréntesis, la verdad, a lo mejor es que me estoy volviendo demasiado exigente conmigo mismo y pienso que, en el fondo, nada de lo que escribo es lo suficientemente bueno. No lo sé, el caso es que tienes parte de razón. Ahora que lo pienso hace año y pico que no me presento a ningún concurso...
Por otra parte, si se me pide amablemente una colaboración y acepto, como ha ocurrido en este caso, intento hacerlo siempre con dignidad.

Un saludo, y gracias por tu visita.

Apostillas literarias dijo...

Muchas gracias por participar, Juan Carlos. Tu relato es excelente.

Magda dijo...

Juan Carlos, daré mi opinión sobre tu comentario de arriba: tu relato "no se entierra" en Narrativas ni en ninguna Revista que circula de manera mundial; al contrario, está totalmente al "aire libre", lo leen millones de ojos. Ahora, paralelamente estaría excelente lo de los concursos, pero la estética de lo que se escribe no está en los premios, aunque siempre son bienvenidos (y están de moda, además).

Juan Carlos Márquez dijo...

Sí, Magda, totalmente de acuerdo, para mí, Narrativas es un gran escaparate, y ojalá no fuera necesaria para un autor que empieza la 'fiebre' concursera, ese mercadeo y esa competencia extraliterarios. Lo que explicaba arriba tenía más que ver con el hecho de cuáles son la razones que no me animan a presentarme a concurso desde hace tiempo. Por supuesto que no considero enterrado mi relato, todo lo contrario. Como muestra un botón: Paréntesis, el autor del comentario, se lo ha leído, lo que hubiera sido prácticamente imposible si el relato hubiera sido publicado en una edición pequeña tras ganar un premio.

Un abrazo.
Juan Carlos

Paréntesis. dijo...

Amigos:

Lamento si he herido alguna susceptibilidad, de ningún modo quería dar a mi mensaje un aire peyorativo o condescendiente.

Alego, en mi defensa, que sufro la deformación, no puedo decir profesional porque no lo es, de dudar seriemente que pueda haber vida al margen de los concursos y, sencillamente, me extrañaba que un relato tan bueno no lo hubieras envíado a uno (o muchos).

Admito mi error, pero lo que no entiendo, si hace tanto tiempo que no concursas, es qué haces por el foro de pl ¿masoquismo?

Saludos a todos.

Juan Carlos Márquez dijo...

Masoquismo puro, Paréntesis. Hay algún amargado (o con pose de amargado, que nunca se sabe con el anonimato), pero el foro también sirve para relacionarse y escuchar opiniones interesantes. Por eso entro.

Marsu dijo...

De hecho, actualmente, cualquier foro o blog o vía alternativa de la red tiene mucho más alcance que un concurso. Sobre todo entre profanos, no escritores, no colegas, no profesionales...es decir, lectores puros y duros (y compradores potenciales). El boca a boca de la red funciona muy bien. Luego sólo hace falta que os publiquen, y que los libreros os traigan....:-);sí, yo sigo a la espera de mis Parábolas, le expliqué claramente a mi librera la diferencia entre un "cuento infantil" y un "relato para adultos", y me pidió que regresara hoy miércoles....pero me veo tirando de Casa del Libro. La "burrocracia", qué se le va a hacer.
Coincido en la excelencia de tu relato.

Juan Carlos Márquez dijo...

Gracias por todo, Marsu. Llevas mucha razón. Muchas veces los escritores nos obcecamos en los premios, cuando lo verdaderamente importante es conseguir lectores y mantenerlos. Bueno es, en cualquier caso, que aprovechemos todas las herramientas a nuestro alcance: concursos, blogs, medios de comunicación tradicionales, el boca a oreja, los comentarios elogiosos que airean por el barrio nuestras abuelas...

Apostillas literarias dijo...

Paréntesis: (abusando del espacio de Juan Carlos) me permito comentarte: para nada has herido "alguna susceptibilidad", al contrario, has permitido darnos cuenta que aun hay quienes le dan más importancia a los "premios" (muchas veces amañados) por encima de la obra, así como a lo internacional que una buena Revista puede hacer por un relato, un ensayo, una reseña, etc.

No debe de "extrañarte" que un relato tan bueno no lo hubiera enviado Juan Carlos a un (o muchos) concurso, eso nada tiene que ver con la publicación, o no, en una Revista de literatura de circulación Internacional, lo de los premios es paralelo, no sustancial ;)

Justamente por darle tanta importancia a los mentados premios se olvida que la estética, la creación, LA LITERATURA es lo importante, después ya todo lo demás.

No se debe de "prostituir", por decirle de alguna manera, a la literatura, en mi opinión (aunque comprendo que no es lo que quieres significar).

Muchos saludos.

Apostillas literarias dijo...

Y perdón que lo diga, se me pasó comentar, pero "paréntesis", más parece que en lugar de ser un halago para el relato de Juan Carlos, te ha dado enojo y coraje que publique. Porque premios él ya ha obtenido, y quienes editamos revistas o una revista, nos sentimos muy contentos de poder leerlo y que lo lean en el mundo literario quienes no lo han hecho. Pero sinceramente percibo enojo o... ¿?

Paréntesis dijo...

Apostillas:

A fuerza de leer entre líneas. estás inventando una historia nueva.

Mi comentario inocente, lo creas o no, no encerraba más que asombro. Para los que nos dedicamos a concursar obsesivamente, se nos hace difícil entender que haya otra cosa.

Entono el mea culpa, repitón, por segunda vez.

¿Es suficiente penitencia?

Saludos a todos.